GREASO
LOGY
Inicio » Vacaciones » Navidad » Galletas de merengue

Galletas de merengue

20/01/2021

Galletas de merengue: onduladas, ligeras y aireadas, delicadas y finas, perfectamente crujientes y deliciosamente dulces. Estas caprichosas galletas son muy fáciles de hacer si se siguen estos sencillos pasos y pautas. Una estupenda receta nostálgica para añadir al recetario y un perfecto capricho navideño.

Receta de galletas de merengue

A mis hijos les encantan las galletas de merengue, quiero decir, ¿a quién no? Saben a caramelo y se deshacen en la boca.
Les encantará que se conserven muy bien y que sean un cambio divertido de la típica galleta. Además, es divertido personalizarlas con otros sabores, decorarlas con chispas festivas o bañarlas en chocolate negro después de hornearlas y enfriarlas.
Además, los merengues sencillos son naturalmente bajos en calorías, aunque en esta época del año no hay que contarlas, ¿verdad?
Y realmente la batidora hace la mayor parte del trabajo aquí. La mezcla de galletas puede estar lista en menos de 10 minutos y sólo requiere unos cuantos productos básicos de la despensa que probablemente ya tengas a mano. ¿No te encantan las recetas como ésta?

Ingredientes de las galletas de merengue:

¡Sólo necesitas 5 ingredientes para hacer galletas de merengue!

  • Las claras de huevo grandes
  • Crema de tártaro
  • Extracto de vainilla
  • Azúcar granulado
  • Sal

¿Qué es el cremor tártaro?

Es un subproducto ácido, seco y pulverulento, de la fermentación de la uva en el vino. También se conoce como bitartrato de potasio, tartrato de hidrógeno de potasio o ácido tartárico.
Se utiliza habitualmente al batir las claras de huevo porque acelera la creación de burbujas de aire y ayuda a estabilizar esas pequeñas burbujas de aire para que no se desinflen. Esto, a su vez, equivale a productos horneados más altos y resistentes.
La regla general al utilizar el cremor tártaro con las claras de huevo es utilizar 1/8 de cucharadita por cada clara de huevo.

Cómo hacer galletas de merengue:

  • Mover las rejillas, precalentar el horno y preparar las bandejas para hornear: Colocar las rejillas del horno en el tercio superior e inferior del mismo. Precalienta el horno a 225 grados. Forrar dos bandejas para hornear de 18 por 13 pulgadas con papel pergamino.
  • Añadir las claras, el cremor tártaro y la vainilla al bol de la batidora de pie:Añadir las claras al bol de metal o de cristal muy limpio de la batidora de pie eléctrica, si no lo has hecho ya. Añade el cremor tártaro y el extracto de vainilla.
  • Batir a picos suaves con el accesorio de batir: Poner la batidora con el accesorio de batir y batir la mezcla a velocidad media hasta obtener picos suaves y espumosos, aproximadamente 1 minuto. A continuación, sin dejar de batir a velocidad media durante aproximadamente 1 minuto, espolvorear lentamente el azúcar granulado y añadir la sal.
  • Batir hasta obtener picos brillantes y duros: Aumentar la velocidad de la batidora a alta y batir hasta que se formen picos brillantes y gruesos, lo que llevará varios minutos.
  • Transfiere la mezcla a una manga pastelera: Transfiere la mitad de la mezcla a una manga pastelera provista de una punta de estrella grande (a mí me gusta usar las Ateco 826 a 829, que son de tamaño pequeño a grande. Yo utilizo las más grandes para la forma de lágrima. Puedes comprar un juego de 820 AQUÍ - enlace de afiliación).

¿Qué son los picos rígidos?

¿Te preguntas qué es realmente un pico rígido? Hay unas cuatro etapas principales para batir las claras de huevo y conseguir picos duros.

  • Primera etapa: las claras de huevo de tono amarillento empiezan a crear pequeñas burbujas y comienzan a espumarse y el color empieza a cambiar a un tono más blanquecino.
  • Segunda etapa: las burbujas empiezan a apretarse y a obtener suaves cintas de picos suaves que se pliegan enseguida y vuelven a la mezcla.
  • Tercera etapa: alcanza picos medianamente firmes que se mantienen un poco mejor, pero los picos se rizan (cuando levantas el batidor del merengue) esta etapa no se pipea tan bien ni mantiene una forma definida, así que sigue mezclando.
  • Cuarta etapa: por fin hay picos duros (como en la imagen de arriba). La mezcla es espesa y brillante y mantiene una punta erguida. Es perfecta para hacer piping y es lo que debes buscar aquí.

Cómo hacer galletas de merengue:

  • Coloca el merengue en las bandejas para hornear preparadas: Coloca el merengue en forma de redondas o de lágrimas (similares a las de la foto de arriba, aunque pueden ser más superficiales si lo deseas) con una anchura de 1 1/4 pulgadas, y con una separación de 1 pulgada entre ellas. Repite la operación con el resto de la mezcla.
  • Hornea, cambiando los moldes a mitad de camino: Transfiere las bandejas de hornear a las rejillas del horno precalentado. Hornear 30 minutos, luego cambiar y girar las bandejas y seguir horneando 30 minutos.
  • Reposo en el horno caliente: Apaga el horno y deja los merengues en el horno caliente para que reposen 1 hora (o 2 horas en días húmedos) para que se sequen bien.
  • Sacar y dejar enfriar: Sacar del horno y dejar enfriar al menos 10 minutos antes de servir.

¿Qué hay de usar una batidora de mano eléctrica?

Yo también he hecho esta receta muchas veces utilizando una batidora de mano eléctrica. Aunque funciona muy bien, tarda el doble de tiempo en batirse a alta velocidad para conseguir picos firmes.

¿Puedo hacerlos con otras variaciones de sabor?

Sí, una buena opción es utilizar aquí extracto de almendras, de menta o de limón en lugar de vainilla si se desea (si se utiliza uno de ellos, añádelo cerca del final, ya que tienen un toque de aceite). O añade las semillas de 1 vaina de vainilla además del extracto de vainilla.
También puedes probar a añadir polvos, pero los merengues son más temperamentales. Probé con cacao en polvo para unos merengues de chocolate (4 cucharadas de cacao holandés y luego también 4 cucharadas de normal), que incorporé a la mezcla de merengue al final. Los picos del merengue no eran tan rígidos (probablemente debido a la grasa del cacao) y las galletas tardaron más en hornearse y secarse.
Luego probé con 1 onza de fresas liofilizadas (que trituré hasta convertirlas en polvo fino y también añadí un poco de polvo de remolacha para darle color) y me ocurrió algo parecido. Los merengues estaban más duros (las fresas muy secas hacían picos muy duros), pero los picos no se mantenían tan bien durante el horneado y tardaban más en cocinarse. Ambas variantes sabían muy bien y eran bonitas, pero eran más problemáticas.

¿Qué pasa con las mezclas?

Puedes añadir cosas como nueces picadas o trocitos de chocolate a la masa de merengue, pero ten en cuenta que no podrás poner la mezcla en un tubo, sino que tendrás que poner cucharadas de la mezcla en las bandejas para hornear preparadas.

¿Puedo teñirlos con colorante alimentario?

Sí. También se pueden teñir con una o dos gotas de colorante alimentario en gel, o con unas cucharaditas de polvo de remolacha para obtener un color rosa natural.

¿Cómo deben conservarse?

Conserva los merengues en un recipiente hermético sin humedad y en un lugar fresco. Evita guardarlos con otros alimentos con humedad.

¿Cuánto tiempo se conservan?

Los merengues se conservan bien si se guardan adecuadamente durante unas 2 semanas. También se pueden congelar durante 2 meses.

Consejos para las galletas de merengue:

  • Utiliza claras de huevo a temperatura ambiente. Se montarán a picos más altos que las claras frías.
  • Las claras son más fáciles de separar de las yemas cuando están frías, así que sepáralas primero y luego déjalas reposar a temperatura ambiente.
  • Asegúrate de que no hay yemas en las claras o no se montarán a punto de nieve. A mí me gusta trabajar con un huevo cada vez, rompiéndolo primero en un cuenco más pequeño y añadiéndolo después al cuenco de la batidora si no tiene yema. Ten cuidado con los bordes dentados de la cáscara al separar la clara y la yema, ya que siempre tienden a romper la yema.
  • Espera a añadir el azúcar hasta la mitad. Si se añade demasiado pronto, las claras no se montan tan bien; si se añade demasiado tarde, el azúcar no se disuelve.
  • No te saltes el cremor tártaro. Es crucial, ya que estabiliza las claras para que mantengan sus picos firmes. He oído que el doble de vinagre también puede funcionar, pero el cremor tártaro siempre me ha funcionado mejor, así que sigo con él.
  • Recomiendo utilizar un bol de cristal o de metal, ya que no suelen tener residuos de aceite pegados como los de plástico.
  • Evita los días muy húmedos, ya que los picos no se mantendrán tan bien. Si es un día bastante húmedo, puedes considerar la posibilidad de añadir 2 cucharaditas de almidón de maíz (mezclado con el azúcar primero), ya que esto también puede ayudar a estabilizar las claras de huevo, además del cremor tártaro.
  • Además, en los días húmedos, asegúrate de dejar reposar los merengues en el horno durante el tiempo indicado para que se sequen bien.

Más recetas de galletas clásicas para probar:

  • Galletas de mantequilla
  • Galletas de chocolate arrugadas
  • Galletas de azúcar escarchadas
  • Galletas Liner
  • Galletas sin hornear
  • Galletas de chocolate

Galletas de merengue

Jeny Dominguez
Una delgada, ligera y aireada, delicada y delicada, perfectamente crujiente y deliciosamente dulce. Estas caprichosas galletas son muy fáciles de hacer, siempre que sigas unos sencillos pasos y directrices. ¡Una gran receta nostálgica para añadir al recetario y un perfecto capricho navideño!
Tiempo de preparación 25 min
Tiempo de cocción 1 min
Tiempo total 26 min
Plato Postre
Cocina Francesa
Raciones 60
Calorías 11 kcal

Ingredientes
  

  • 4 claras de huevo grandes a temperatura ambiente (ver notas)
  • ½ cucharadita de cremor tártaro
  • ¾ de cucharadita de extracto de vainilla
  • ¾ de taza 150 g de azúcar granulado
  • cucharadita de sal

Elaboración paso a paso
 

  • Poner las rejillas del horno en el tercio superior e inferior del horno*. Precalienta el horno a 225 grados. Forra dos bandejas para hornear de 18 por 13 pulgadas con papel pergamino.
  • Añade las claras de huevo al bol metálico o de cristal de la batidora eléctrica** si aún no lo has hecho. Añade el cremor tártaro y el extracto de vainilla.
  • Coloca la batidora con el accesorio de batir y bate la mezcla a velocidad media hasta obtener picos suaves y espumosos, aproximadamente 1 minuto. A continuación, mientras se bate a velocidad media durante aproximadamente 1 minuto, espolvorea lentamente el azúcar granulado y añade la sal.
  • Aumenta la velocidad de la batidora a alta y bate hasta que se formen picos brillantes muy gruesos, lo que llevará varios minutos.
  • Transfiere la mitad de la mezcla a una manga pastelera provista de una punta de estrella grande*** (a mí me gusta utilizar las puntas Ateco 826 - 829 según la forma deseada).
  • Coloca el merengue en forma de círculos o lágrimas de unos 2,5 cm de ancho, con una separación de unos 2,5 cm. Repite la operación con el resto de la mezcla.
  • Transfiere las bandejas de hornear a las rejillas del horno precalentado. Hornea 30 minutos y luego cambia y gira las bandejas de hornear y sigue horneando 30 minutos. Apaga el horno y deja los merengues en el horno caliente para que reposen 1 hora (o 2 horas en días húmedos).
  • Saca del horno y deja que se enfríen al menos 10 minutos antes de servirlos. Guárdalos en un recipiente hermético a temperatura ambiente, sin humedad.

Notas

Para poner las claras a temperatura ambiente, trabaja con un huevo cada vez, divide la clara y la yema, y pásalas a cuencos separados. Asegúrate de que no quede ninguna gota de yema, ya que esta pequeña cantidad de grasa puede impedir que las claras se monten a punto de nieve.
Vierte la clara de un huevo (sin yema) a la vez en un cuenco de cristal o metal muy limpio (no se recomienda el plástico porque puede retener residuos de grasa). Si una de las yemas se rompe al separar la clara de la yema, resérvala en el frigorífico para otro uso.
Deja reposar las claras hasta que alcancen la temperatura ambiente, unos 60 minutos.
*Nótese que cada horno es diferente, mi horno tiende a dorarse por arriba más de lo normal, así que suelo intentar poner una rejilla cerca del centro y otra en el tercio inferior, pero no justo en la rejilla inferior.
**También he hecho esta receta muchas veces utilizando una batidora de mano eléctrica. Aunque funciona muy bien, tarda el doble de tiempo en batirse a alta velocidad para conseguir picos firmes.
***¿No tienes una manga pastelera y una boquilla? También puedes dejar caer la mezcla a cucharadas en las bandejas para hornear preparadas, utilizando dos cucharas o una cuchara para galletas.
POSIBLES VARIACIONES
Utiliza extracto de almendras, de limón o de menta (sólo 1/2 cucharadita de éste) en lugar de la vainilla. Mézclalo más cerca del final, ya que tiene un toque de aceite.
Incorpora las nueces picadas o las virutas de chocolate en miniatura, y vierte una cucharada en las bandejas para hornear en lugar de utilizar una manga pastelera.
Espolvorea los merengues con nonpareil o con cristales de azúcar antes de hornearlos.
Sumerge los merengues enfriados en el chocolate derretido y deja que se endurezcan.
Keyword Galletas de merengue
Soy Jaclyn, una esposa y madre de treinta y tantos años, así como la cocinera, panadera, escritora, editora y fotógrafa autodidacta que está detrás de este pequeño espacio en la web (así que, por favor, perdona mis errores gramaticales). Greasology es un lugar en el que puedo compartir la comida que me gusta, al tiempo que espero ampliar mis conocimientos de fotografía y escritura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración de la receta




Ver más

  • Responsable: Greasology.
  • Finalidad:  Cumplir con la prestación contratada
  • Legitimación:  Ejecución del contrato
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden los datos
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.
crossmenuchevron-down